Diari Público: ALBERT MARTÍN VIDAL – Barcelona – 03/08/2008

Estos establecimientos comenzaron a ganar peso en la Edad Media, en tiempos del Consell de Cent, cuando se consolidaron como un poderoso gremio. Su importancia desde entonces ha sido creciente y se ha vio reforzada con el despegue del sector terciario.

Miguel Ángel Fraile, secretario general de la Confederación Española de Comercio y de su homóloga catalana, explica con orgullo el secreto de la pujanza de los comerciantes catalanes: “Todos los partidos políticos, sean del signo que sean, nos han ayudado siempre y han entendido lo que somos, algo que no ocurre en ninguna otra comunidad”.

El sector representa en la ciudad de Barcelona el 30% del PIB y de la ocupación, pero la dimensión de los botiguers va más allá: “Vivimos en la calle, participamos en las tradiciones, las fiestas y somos un ingrediente más de la vida cotidiana”.

la notícia completa a: http://www.publico.es/dinero/139636/catalunya/sigue/apostando/botigues

Anuncis

Cataluña reducirá las restricciones a las grandes superficies comerciales

La Generalitat eliminará el cupo máximo de oferta para conceder licencias

A. MARS / A. TRILLAS – Barcelona – 07/07/2008  El País

Cataluña aflojará el puño en sus restricciones a la apertura de grandes superficies comerciales para adaptarse a la directiva europea de servicios, la versión descafeinada de la llamada directiva Bolkestein, que pone en entredicho el actual modelo comercial catalán y pide que el mercado autorregule la oferta y la demanda.

La Generalitat prepara un nuevo modelo que entierre el sistema de cupo, por el cual limita la oferta comercial de gran formato que puede haber en un territorio, como forma de garantizar el equilibrio entre el pequeño comercio urbano y la gran superficie. Hasta ahora, el Ejecutivo catalán decidía si otorgaba o no una licencia sobre un plan territorial, que marcaba el límite hasta el que podía crecer la oferta en función de las previsiones demográficas. El último, vigente para el periodo 2006-2009, por ejemplo, fijó el contingente en 400.000 metros cuadrados.

Y Bruselas ha dicho que no, que la Generalitat no puede fijar la oferta, sino el libre mercado. Cataluña tiene de plazo hasta diciembre de 2009 para adaptarse a la norma europea, pero la Comisión Europea ya ha avanzado que llevará la ley española y catalana de comercio al Tribunal de Justicia europeo porque las considera restrictivas y no respetan el artículo 43 del tratado europeo sobre la libertad de establecimiento, cuyo desarrollo ha dado lugar a la directiva.

080707-gsup-elpais