Pablo Elorduy, 20 de diciembre de 2010 – Periódico Diagonal

CONSUMO: MIENTRAS SE SUAVIZA LA CAÍDA DEL CONSUMO EN GRANDES SUPERFICIES, PROSIGUE EL DECLIVE EN EL PEQUEÑO COMERCIO

Una huelga de consumo el día 21 de diciembre. Esa es la propuesta de organizaciones como CGT o Ecologistas en Acción contra la pérdida de derechos gestionada por el Gobierno de Zapatero.

Consume hasta morir

El mismo día que el Gobierno anunciaba la supresión del subsidio de 426 euros a parados de larga duración, el Banco de España (BdE) auguraba una pequeña recuperación de la demanda en el cuarto trimestre de 2010. Para la entidad gobernada por Miguel Ángel Fernández Ordóñez comienza a superarse la caída provocada por el aumento del IVA aprobado en primavera. Tanto en 2008 como en 2009 se produjeron fuertes repuntes del índice de confianza de los consumidores coincidiendo con los meses de diciembre y enero. A finales del año pasado, este repunte fue especialmente pronunciado, y provocó que España superara la media de la Zona euro en este concepto, aunque después volvió a caer por debajo de la media europea.

La risa va por barrios

La peor parte de la crisis de la demanda se la llevan las pequeñas cadenas y las empresas unilocalizadas y la caída de las ventas es más suave en el caso de las grandes superficies y grandes cadenas. Siempre según datos del BdE, el descenso en ventas de las grandes superficies en octubre fue de un punto y las grandes cadenas recuperaron un 0,7% respecto a octubre de 2009. No se detuvo en cambio la caída de las ventas en el comercio minorista, que para las Asociaciones de Trabajadores Autónomos “sigue sin tocar fondo”. En las pequeñas cadenas y pequeños comercios la caída ha sido de 4,6 y cinco puntos porcentuales respectivamente. Esto viene a agravar un desplome que comenzó en 2008 y siguió en 2009.

Así, las navidades se presentan como un pequeño oasis para los indicadores de consumo, a pesar de que este año se hayan aprobado rebajas y congelaciones de salarios en el sector público y la reforma del mercado de trabajo en el privado, que también incidirá en la masa salarial. Por este motivo, y para exigir al Gobierno un cambio en sus políticas, diversas organizaciones, entre ellas el sindicato CGT, Ecologistas en Acción y la Xarxa de consumo solidario de Catalunya, han convocado el día 21 de diciembre una huelga en la que invitan a la ciudadanía, y especialmente al pequeño comercio y autónomos, a no consumir bienes y servicios para protestar contra las medidas “del capitalismo salvaje”.

Anuncis
Diario Público – 14 de enero de 2010

Un simple viaje desde el campo al supermercado provoca que los alimentos se encarezcan un 490%, de modo que el diferencial medio entre origen y destino se incrementó un 9% con respecto a 2008, cuando la diferencia entre lo que le pagan al agricultor y lo que cobran las grandes cadenas de distribución ya era de un 450%.

Así lo refleja el balance anual del Índice de Precios en Origen y Destino de los Alimentos (IPOD), elaborado por la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) y las organizaciones de consumidores UCE y Ceaccu.

Según estos datos, en 2009 la renta agraria descendió un 5,3% y los precios pagados por el consumidor fueron más bajos. “Los precios en el campo están por los suelos y los márgenes comerciales por las nubes. Las producciones agrarias no están generado valor añadido para los agricultores y ganaderos, pero sí importantes beneficios para otros eslabones de la cadena, caso de las grandes cadenas de distribución”, sostuvo el responsable de Mercados Agrarios de COAG, Miguel Padilla.

Por meses, cabe destacar la escalada del IPOD en el inicio de la época estival. En junio y julio, las diferencias entre el campo y el hogar alcanzaron su máximo histórico, al pagar 6 veces más por los productos.

En 2008 también se dio esta tendencia, y así los meses de verano acumularon los márgenes más escandalosos. “Y es que la gran distribución hace su agosto en estos meses ante un mayor consumo de fruta”, puntualizó Padilla.

Las patatas se encarecen un 1.483%

Había un dicho en España que decía que las patatas son la carne de los pobres, por su valor alimenticio y su menor precio. Pues el consumidor paga un 1.483% más por este producto que lo que vale en el campo. No es el único alimento con margenes escandalosos: Los tomates (1.026% en julio del mismo año), zanahorias (1.225% en diciembre), melones (1.400% en julio), sandías (1.717% en julio) pepino (1.500% en mayo), limones (1,167% en mayo) y calabacín (1.006% en mayo), fueron los alimentos que más se encarecieron en el viaje de la huerta a la mesa.

En ganadería, la carne de cerdo (500% de media) y la ternera, (425% de media) lideraron el ranking.

La UE quiere poner manos en el asunto

En el Consejo de Ministros de Agricultura de la UE de la próxima semana, los ministros de los 27 abordarán el tema de la cadena de valor de los alimentos y posibles medidas para que los agricultores puedan participar más y mejor en el precio final que adquieren los productos agrarios. COAG ha pedido a la ministra Elena Espinosa modificaciones normativas para conseguir una mayor transparencia en la cadena agroalimentaria en aras de garantizar unos precios justos, por encima de costes, para todos los agentes que participan en el proceso.

“El Parlamento y Comisión Europea han reconocido el abuso de poder de la gran distribución en la cadena agroalimentaria; es hora de que los gobiernos tomen decisiones para acabar con la indefensión de productores y consumidores. Además, deben abordar el problema de fondo: la desregulación de los mercados, caldo de cultivo para que la gran distribución campe a sus anchas e imponga condiciones y precios a los eslabones más débiles”, concluyó el portavoz de COAG.