El País, 7/1/2011

Más de 4.700 granjas avícolas y porcinas han sido cerradas en Alemania tras constatar que sus animales están contaminados con dioxina, aunque las autoridades han insistido en que se trata de una medida preventiva, ya que los niveles detectados no constituyen un riesgo para la salud humana. Del 12 de noviembre al 23 de diciembre de 2010 se distribuyeron 3.000 toneladas de grasas no aptas para la alimentación de animales.

El Ministerio de Agricultura alemán ha informado de que en gran parte de los casos se trata de granjas porcinas, a las que se ha prohibido sacrificar a sus animales y comercializar su carne hasta que se certifique que su consumo resulta absolutamente inocuo. La mayor parte de las explotaciones clausuradas están en el estado de Baja Sajonia, ubicado en el noroeste del país. Pese a que el Ejecutivo alemán insiste en que aún no está clara la procedencia de la contaminación, hasta el momento se han localizado en el país 150.000 toneladas de estos productos contaminados y destinados a la alimentación de cerdos y aves.

Las granjas adquirieron piensos contaminados originalmente por el fabricante Harles & Jentsch, que utilizó aceites industriales no destinados al consumo animal o humano. El Ministerio de Agricultura del septentrional estado de Schleswig Holstein hizo público ayer un análisis sobre muestras entregadas por la propia firma hace un año y aseguró que la grasa vegetal usada por la empresa para fabricar los piensos no es la adecuada. Los productos de otra fábrica en Bösel (Baja Sajonia, en el norte), asociada a Harles & Jentzsch, también mostrarían niveles superiores de dioxina a los tolerados.

La Comisión Europea ha confirmado que Alemania ha exportado hace poco dos lotes de huevos “producidos a partir de alimentos contaminados” con dioxina a Países Bajos, uno de los cuáles fue a su vez reexportado a Reino Unido, mezclado con otros productos para alimentación animal. El Ejecutivo comunitario todavía está a la espera de que se verifique “que no haya productos contaminados” exportados a otros países de la Unión Europea, para lo que se están llevando a cabo los análisis pertinentes, ha explicado el portavoz de Salud de la Comisión, Frédérik Vincent.

Los huevos afectados que fueron distribuidos en el Reino Unido no presentan riesgos para la salud, según las autoridades sanitarias de este país: “La mezcla de los huevos habrá diluido los niveles de dioxinas y se cree que no presenta riesgo para la salud”.La Agencia de Estándares Alimentarios británica ha corroborado boró hoy que esos huevos entraron en este país en forma de productos procesados destinados a la alimentación.

El presidente de la federación alemana de Agricultores y Ganaderos, Gerd Sonnleitner, ha cifrado entre 40 y 60 millones de euros las pérdidas semanales de los ganaderos afectados por el cierre de sus factorías. En declaraciones que publica hoy el rotativo Neuen Osnabrücker Zeitung, Sonnleitner exige que los 25 fabricantes de piensos contaminados con dioxina responsables del escándalo deben indemnizar a los ganaderos afectados. Otros medios como el diario Hannoverschen Allgemeinen Zeitung revelan hoy que los fabricantes de los piensos contaminados han utilizado durante largo tiempo grasas y aceites industriales no aptos para el consumo animal o humano.

 

Carrefour comunica als seus clients els diners que s’han estalviat durant aquest any “gràcies” a la seva política de preus:

Pablo Elorduy, 20 de diciembre de 2010 – Periódico Diagonal

CONSUMO: MIENTRAS SE SUAVIZA LA CAÍDA DEL CONSUMO EN GRANDES SUPERFICIES, PROSIGUE EL DECLIVE EN EL PEQUEÑO COMERCIO

Una huelga de consumo el día 21 de diciembre. Esa es la propuesta de organizaciones como CGT o Ecologistas en Acción contra la pérdida de derechos gestionada por el Gobierno de Zapatero.

Consume hasta morir

El mismo día que el Gobierno anunciaba la supresión del subsidio de 426 euros a parados de larga duración, el Banco de España (BdE) auguraba una pequeña recuperación de la demanda en el cuarto trimestre de 2010. Para la entidad gobernada por Miguel Ángel Fernández Ordóñez comienza a superarse la caída provocada por el aumento del IVA aprobado en primavera. Tanto en 2008 como en 2009 se produjeron fuertes repuntes del índice de confianza de los consumidores coincidiendo con los meses de diciembre y enero. A finales del año pasado, este repunte fue especialmente pronunciado, y provocó que España superara la media de la Zona euro en este concepto, aunque después volvió a caer por debajo de la media europea.

La risa va por barrios

La peor parte de la crisis de la demanda se la llevan las pequeñas cadenas y las empresas unilocalizadas y la caída de las ventas es más suave en el caso de las grandes superficies y grandes cadenas. Siempre según datos del BdE, el descenso en ventas de las grandes superficies en octubre fue de un punto y las grandes cadenas recuperaron un 0,7% respecto a octubre de 2009. No se detuvo en cambio la caída de las ventas en el comercio minorista, que para las Asociaciones de Trabajadores Autónomos “sigue sin tocar fondo”. En las pequeñas cadenas y pequeños comercios la caída ha sido de 4,6 y cinco puntos porcentuales respectivamente. Esto viene a agravar un desplome que comenzó en 2008 y siguió en 2009.

Así, las navidades se presentan como un pequeño oasis para los indicadores de consumo, a pesar de que este año se hayan aprobado rebajas y congelaciones de salarios en el sector público y la reforma del mercado de trabajo en el privado, que también incidirá en la masa salarial. Por este motivo, y para exigir al Gobierno un cambio en sus políticas, diversas organizaciones, entre ellas el sindicato CGT, Ecologistas en Acción y la Xarxa de consumo solidario de Catalunya, han convocado el día 21 de diciembre una huelga en la que invitan a la ciudadanía, y especialmente al pequeño comercio y autónomos, a no consumir bienes y servicios para protestar contra las medidas “del capitalismo salvaje”.

El Pare Nadal ha vingut aquest vespre de dissabte (18-des) al Carrer Guimerà de Manresa amb una desena d’activistes per recordar a xics i grans que “Nadal és Gratis!”. Els activistes de la Campanya pel Consum Responsable al Nadal han ocupat dues zones blaves de pàrquing i les han omplert amb dues propostes originals i interactives. Per una banda, un sofà on el Pare Nadal convidava a cafè de comerç just, a canvi tan sols d’una idea de regal gratuït (una abraçada, un poema, un massatge…) i, per l’altra, una parada de demostració del projecte “La Biga”, una “botiga gratis” que té lloc fix al carrer Puigterrà de Dalt, i que serveix de punt d’intercanvi: tu agafes el que necessites i hi deixes el que vulguis, sense diners pel mig.

L’activitat ha transcorregut amb normalitat i bona receptivitat per part dels vianants, especialment la canalla, que frisaven per parlar amb el Pare Nadal i deixar-hi la seva idea de “regal gratis”. L’únic contratemps ha estat l’avís a la Guàrdia Urbana per part d’una representant de les botigues del carrer, que probablement ha percebut l’acció com una amenaça al consumisme, ja que no ha dialogat amb els activistes per conèixer l’objectiu educatiu de l’activitat. Amb aquest incident va acabar l’acció, i els educadors social van ser substituïts una altra vegada per vehicles a motor.

La Campanya continuarà el 9 de gener, amb la participació del CineClub al Kursaal, i el 15 de gener, amb l’obra de teatre “Quina Tela!” a l’Auditori de Caixa Manresa a la Plana de l’Om. La informació complerta es pot trobar a la web http://www.florssirera.org.


Más vale un no acuerdo que un mal acuerdo:

Las miles de soluciones están en manos de los pueblos


Foro Global por la Vida, y la Justicia Social y Ambiental (
4 al 10 de diciembre de 2010)


(Fotos, videos, noticias en www.viacampesina.org)

Los miembros de La Vía Campesina de más de 30 países de todo el mundo juntamos nuestras miles de luchas en Cancún para exigir a la Cumbre sobre Cambio Climático (COP 16), justicia ambiental y respeto a la Madre Tierra, para denunciar los ambiciosos intentos de los gobiernos, principalmente del Norte, de comercializar todos los elementos esenciales de la vida en beneficio de las corporaciones trasnacionales y para dar a conocer las miles de soluciones para enfriar el planeta y para frenar la devastación ambiental que hoy amenaza muy seriamente a la humanidad.

Tomando como principal espacio de mobilización el Foro Alternativo Global por la Vida, la Justicia Social y Ambiental, nosotras y nosotros celebramos talleres, asambleas, reuniones con nuestros aliados y una acción global que llamamos los miles de Cancún y que repercutió por todo el planeta y hasta en las mismas salas del Moon Palace de la COP 16. Esta acción del 7 de diciembre, tuvo como expresión de nuestra lucha una marcha de miles de miembros de La Vía Campesina acompañados por los indígenas Mayas de la península mexicana y nuestros miles de aliados de organizaciones nacionales e internacionales.

La mobilización hacia Cancún inició desde el 28 de noviembre con tres caravanas que partieron desde San Luis Potosí, Guadalajara y Acapulco, que recorrieron los territorios más simbólicos de la devastación ambiental pero además de las resistencias y las luchas de las comunidades afectadas. El esfuerzo de las caravanas fue un trabajo conjunto con la Asamblea Nacional de Afectados Ambientales, el Movimiento de Liberación Nacional, el Sindicato Mexicano de Electricistas y cientos de pueblos y personas que nos abrieron las puertas de su generosidad y solidaridad. El 30 de noviembre arribamos con nuestras caravanas a la Ciudad de México, celebramos un Foro Internacional y una marcha acompañados de miles de personas y cientos de organizaciones que también luchan por la justicia social y ambiental.

En nuestra jornada hacia Cancún, otras caravanas, una de Chiapas, otra de Oaxaca y una de Guatemala, después de muchísimas horas de viaje, se unieron en Merida para celebrar una ceremonia en Chichen Itza y finalmente llegar a Cancún el 3 de diciembre  para instalar nuestro campamento por la Vida y la Justicia Social y Ambiental. Al día siguiente, 4 de diciembre, abrimos nuestro foro y así dimos inicio a nuestra lucha en Cancún.

¿Por qué llegamos a Cancún?

Los actuales modelos de consumo producción y comercio han causado una destrucción medio ambiental de la cual los pueblos indígenas, campesinos y campesinas somos las principales victimas. Así que nuestra mobilización hacia Cancún y en Cancún es para decirle a los pueblos del mundo que necesitamos un cambio de paradigma de desarrollo y economía.

Hay que trascender el pensamiento antropocéntrico. Hay que reconstituir la cosmovisión de nuestros pueblos, que se basa en el pensamiento holístico de la relación con el cosmos, la madre tierra, el aire, el agua y todos los seres vivientes.  El ser humano no es dueño de la naturaleza, si no que es parte de todo lo que tiene vida.

Ante esta necesidad de  reconstituir el sistema, el clima, la madre tierra, denunciamos

  1. Que los gobiernos continúan indiferentes ante el calentamiento del planeta y en vez de debatir sobre los cambios de políticas necesarias para enfriarlo, debaten sobre el negocio financiero especulativo, la nueva economía verde y la privatización de los bienes comunes.
  2. Las falsas y peligrosas soluciones que el sistema capitalista neoliberal implementa como la iniciativa REDD+ (Reducción de emisiones por deforestación y degradación); el MDL (Mecanismo de Desarrollo Limpio), la geoingeniería, representan comercialización de los bienes naturales, compra de permisos para contaminar o créditos de carbono, con la promesa de no talar bosques y plantaciones en el Sur.
  3. La imposición de la agricultura industrial a través de la implementación de productos transgénicos y acaparamiento de tierras que atentan contra la Soberanía Alimentaria.
  4. La energía nuclear, que es muy peligrosa y de ninguna manera es una verdadera solución.
  5. Al Banco Mundial, al Fondo Monetario Internacional, a la Organización Mundial de Comercio por  facilitar la intervención de las grandes transnacionales en nuestros países.
  6. Los impactos que ocasionan los tratados de libre comercio con los países del Norte y la Unión Europea, que no son más que acuerdos comerciales que abren  más las puertas de nuestros países a las empresas transnacionales para que se adueñen de nuestros bienes naturales.
  7. La exclusión de los campesinos y pueblos indígenas en las discusiones de los temas trascendentales en la vida de la humanidad y de la madre tierra.
  8. La expulsión de Compañeros y compañeras del espacio oficial de la COP 16 por su oposición a los planteamientos de los gobiernos que apelan por un sistema depredador que apuesta por exterminar a la madre tierra y a la humanidad.

No estamos de acuerdo con la simple idea de “mitigar” o “adaptarnos” al cambio climático. Se necesita justicia social, ecológica y climática,  por lo que exigimos:

  1. Retomar los principios de los  acuerdos de Cochabamba del 22 de abril  del 2010 como un proceso que realmente nos lleve a la reducción real de la emisión de gases de carbono con efectos invernaderos y para lograr la justicia social y ambiental.
  2. La Soberanía alimentaria en base a la agricultura campesina sustentable y agroecológica dado a que la crisis alimentaria y la crisis climática son lo mismo, ambas son consecuencias del sistema capitalista.
  3. Es necesario cambiar los estilos de vida y las relaciones destructivas del medio ambiente. Hay que reconstituir la cosmovisión de nuestros pueblos originarios, que se basa en el pensamiento holístico de la relación con el cosmos, la madre tierra, el aire, el agua y todos los seres vivientes.

La Vía Campesina como articulación que representa a millones y millones de familias campesinas en el mundo y preocupados por la recuperación del equilibrio climático llama a:

  1. Asumir la responsabilidad colectiva con la madre tierra, cambiando los patrones de desarrollo de las estructuras económicas y desapareciendo  a las empresas transnacionales.
  2. Reconocemos a gobiernos como el de Bolivia, Tuvalu y algunos mas, que han tenido la valentía de resistirse ante la  imposición de los gobiernos del Norte y de las corporaciones transnacionales  y hacemos un llamado para que otros gobiernos se sumen a la resistencia de los pueblos frente a la crisis climática.
  3. Tomar acuerdos obligatorios de que todos los que contaminen el ambiente deben rendir cuentas por los desastres y delitos cometidos contra la madre Naturaleza. De igual forma obligar a reducir los gases de carbono en el lugar donde se genera. El que contamina debe dejar de contaminar.
  4. Alertamos  a los movimientos sociales del mundo sobre lo que acontece en el planeta para defender la vida de la madre tierra porque estamos definiendo lo que será  el modelo de las futuras generaciones.
  5. A la acción y a la movilización social de las organizaciones urbanas y campesinas, a la innovación, a la recuperación de las formas ancestrales de vida,  a unirnos en una gran lucha para salvar a la madre tierra que es la casa de todos y todas contra el gran capital y de los malos gobernantes, es nuestra responsabilidad histórica.
  6. A que las políticas de protección a la biodiversidad, soberanía alimentaria, manejo y administración del agua se basen en las experiencias y participación plena de las propias comunidades.
  7. A una consulta mundial a los pueblos para decidir las políticas y las acciones globales para detener la crisis climática.

¡Hoy!, Ahora mismo  llamamos a la humanidad para actuar inmediatamente por la reconstitución de la vida de toda la madre naturaleza, recurriendo a la  aplicación del  “cosmovivir”.

Por eso, desde las  cuatro esquinas del planeta nos levantamos para decir: ¡No más daño a nuestra Madre Tierra! ¡No más destrucción al planeta!. ¡No más desalojos de nuestros territorios! ¡No más muerte a los hijos e hijas de la Madre Tierra! ¡No más criminalización de nuestras luchas!

No al entendimiento de Copenhague.  Si a los principios de Cochabamba.

¡Redd NO! ¡Cochabamba SI!

¡LA TIERRA NO SE VENDE, SE RECUPERA Y SE DEFIENDE!

GLOBALICEMOS LA LUCHA, GLOBALICEMOS LA ESPERANZA

Delegación de la Vía Campesina a Cancún, 9 de diciembre de 2010

El País. Gustavo Duch. 15 de noviembre de 2010

¿Saben que cada familia europea dedicamos unos  mil euros anuales en subvenciones a la agricultura? A mí, de entrada, no me parece mal pero me gustaría saber exactamente dónde y a qué se dedica un volumen tan importante de recursos. ¿A la pequeña agricultura ecológica y sostenible? ¿A los rebaños que aún pastorean por nuestras tierras favoreciendo –entre otras muchas cosas- la dispersión de semillas? Desde el 2008, tras un acuerdo de la Unión Europea y en un ejercicio de transparencia, parte de esta información  se decidió fuera pública. Así, por ejemplo, he podido consultar que en el año 2009, la empresa MERCADONA recibió 2 millones de euros por su actividad agraria (?) o qué la mitad de los perceptores de ayudas, unos 450mil, han recibido la misma cantidad total que sólo 110 perceptores.

Según informa EL PAÍS el Tribunal de Justica de la UE anula estas medidas informativas. Parece que citar quien recibe cuánto es ir demasiado lejos.  Vamos a ver cuál es la reacción española. Mientras escribo estas líneas la pagina de consulta sigue abierta (www.fega.es), pero si la cerraran siempre nos queda el trabajo activista de www.farmsubsidy.org.

Mi juicio está claro: mala nota para el tribunal.

Gustavo Duch Guillot
——————————
PALABRE-ANDO: http://gustavoduch.wordpress.com
LO QUE HAY QUE TRAGAR: http://loquehayquetragar.wordpress.com/
“Porque contar es otra forma de caminar”

Miles de millones de personas son incapaces de imaginarse ya su vida sin los supermercados. Pero, mientras empujamos nuestros carros de la compra, ¿qué fuerzas nos empujan a nosotros?

1. Los supermercados dominan la cadena alimentaria.
Hace un siglo, las empresas que controlaban el comercio mundial de alimentos -Cargill, Louis Dreyfus, Continental Grain y Bunge- eran mayoristas. Hoy, esos gigantes han quedado empequeñecidos al lado de los supermercados que gobiernan el sistema alimentario global, desde la granja hasta el plato. La estadounidense Walmart, la cadena comercial más grande del planeta, tiene unas ventas superiores al 2% del PIB de EE UU, y, con los 2,1 millones de dependientes, encargados de almacén y responsables de logística que trabajan en sus 8.416 tiendas, desde Shenzhen hasta Shreveport, es una de las empresas con mayor número de empleados del mundo; sólo el Ejército chino cuenta con más gente en su nómina. Los supermercados dieron el primer salto a los países en vías de desarrollo en los 90; en la actualidad, representan más de la mitad del comercio minorista de alimentos en Latinoamérica y China.

2. Pero eso no significa que todos comamos lo mismo.
El éxito en Asia de Carrefour, la poderosa cadena francesa, no se produjo porque Oriente, famoso por su intolerancia a la lactosa, desarrollara de pronto un antojo de queso brie. A diferencia de McDonald’s, los supermercados no se limitan a imponer a otros los prejuicios culturales de sus países de origen: en Pekín, Walmart vende tortugas vivas para hacer sopa y presume de tener crema hidratante hecha con placenta de oveja (una legendaria reductora de arrugas). Ahora bien, los supermercados sí son factores importantes en lo que los epidemiólogos llaman la transición nutricional: los alimentos frescos, locales, están perdiendo terreno ante unos artículos procesados que suelen tener más sal, grasas y azúcar, y son mucho más rentables para las tiendas. ¿El resultado? Un aumento espectacular de los índices de obesidad en todo el planeta.

3. A la hora de hablar de vigilancia, la CIA no es nada en comparación con los supermercados.
El primer supermercado de la historia, King Piggly Wiggly en Memphis, Tennessee (EE UU), guiaba a los compradores de 1916 a través de un laberinto de pasillos alambrados para hacerles pasar por todos los artículos antes de llegar a la caja. El Gran Hermano de los supermercados actuales es mucho más sofisticado: las tecnologías modernas como el etiquetado con identificación por radiofrecuencia y la obtención de datos -la única base de datos con una capacidad superior a la de Walmart es la del Pentágono- sirven para vigilar los hábitos de los consumidores y fomentar al máximo las compras impulsivas. Es muy probable que la familia Walton (dueña de Walmart) sepa más de una persona china corriente que el director de la CIA, Leon Panetta.

4. A los supermercados no les gustan los pobres.
Cuando llegaron los primeros Carrefour y Tesco al sureste asiático y Latinoamérica, escogieron emplazamientos en las zonas más elegantes de Bangkok y Buenos Aires. Los supermercados tienen costes elevados -una sucursal normal guarda reservas de cientos de miles de artículos- y márgenes escasos: el beneficio depende del volumen de compra. Por consiguiente, estas tiendas de grandes cajas buscan consumidores con coches, un indicador de riqueza importante en los países en vías de desarrollo. Lo irónico es que los supermercados suelen ser más baratos que otras tiendas locales; una caja de cereales puede ser un 40% más cara en ellas que en una gran superficie.

5. La variedad es un engaño.
El auténtico genio malvado de las grandes cadenas no está en la lasaña congelada; está en el imperio logístico que hace falta para llevar plátanos desde una plantación en Honduras hasta el supermercado local. La variedad estacional se ha sacrificado debido a la facilidad de transporte, y las granjas con más capacidad de ofrecer una monótona colección de frutas y hortalizas con carne resistente a los golpes y piel de cera han ganado la batalla. Por suerte, ha habido una reacción: han empezado a proliferar los mercados urbanos de productos locales, tanto en la neoyorquina Union Square como en el distrito Shibuya de Tokio, y los grupos de agricultores y consumidores están experimentando con nuevas tecnologías para distribuir la agricultura local. Es posible que estos nuevos supermercadillos sean el futuro de los alimentos.

El Correo. 24 de octubre de 2010. Gustavo Duch

Los precios de muchas materias agrícolas -todas aquellas que entran en el mercado global- se determinan, y perdonen el lenguaje, «por las interacciones entre la oferta y la demanda en las Bolsas más importantes del mundo». Ya saben ustedes que en el mercado del parqué no se intercambian sacos de trigo o patatas, sino que se negocian contratos de compraventa en los que se especifican cantidades y plazos de entrega. Un mercado invisible de futuros impredecibles.

Hasta hace varias décadas este modelo se encontraba, al menos, compensado por una serie de políticas regulatorias que buscaban estabilidad en los precios de los alimentos. En el comercio internacional los aranceles protegían las economías nacionales. En el comercio interno se contaba con servicios de almacenamiento público de grano, precios de referencia y cuotas de producción, como mecanismos para hacer más equilibrados los mercados. Pero, a partir de los años 90, las políticas neoliberales se diseñan para eliminar cualquier medida regulatoria. Se entablan las primeras negociaciones que llevarán a la formación de la Organización Mundial del Comercio, las primeras reformas de la Política Agraria Común, los primeros Tratados de Libre Comercio, etcétera. En su ecuación, el precio de los alimentos lo marcará desde entonces, indiscriminadamente, el mercado de futuros.

Estos mercados llevan asociada una figura, los especuladores, porque de eso se trata, de regatear con el porvenir. De comprar y esperar el mejor momento para vender; y está claro que no aguardan frente a la ventana esperando ver si llueve mucho o poco, si hiela o no. ¿Podemos generar dudas sobre las próximas cosechas, se preguntan, rascándose la barbilla? Si las noticias dicen, por ejemplo, que en Rusia hay mucha sequía… que corra la pólvora mediática, que el incendio nos favorecerá.

Sobre esto nos habla Kaufman en el reportaje ‘La burbuja alimentaria’, y explica un elemento clave en la evolución de los mercados de futuro, y consecuentemente en los precios finales de los alimentos: la llegada de los fondos de inversión a estos territorios. «La historia de la alimentación tomó un giro siniestro en 1991. Ese año Goldman Sachs decidió que el pan nuestro de cada día podría suponer una excelente inversión. Con su acostumbrado cuidado y precisión, los analistas de Goldman se dedicaron a transformar los alimentos en concepto. Seleccionaron ocho productos primarios mercantilizables y elaboraron un elixir financiero que incluía ganado, café, cacao, maíz, porcino y una o dos variedades de trigo… que a partir de entonces se conoció como Índice de Materias Primas de Goldman Sachs. Desde la innovación de Goldman, miles de millones de nuevos dólares han aplastado el suministro y la demanda reales de trigo».

Un banco de inversiones (rescatado con fondos públicos), al que luego se sumaron otros (Citigroup, Bank of America, Deutsche Bank) maneja los hilos de un derecho humano. Provocaron la crisis alimentaria de 2007 y 2008, con la terrible consecuencia de aumentar en 250 millones el número de personas que pasan hambre. Y ahora, de nuevo, están agazapados inflando la burbuja. Si se hacen realidad las promesas de reformas en los mercados financieros, una de ellas es clara y urgente.
——————————
PALABRE-ANDO: http://gustavoduch.wordpress.com
LO QUE HAY QUE TRAGAR: http://loquehayquetragar.wordpress.com/
“Porque contar es otra forma de caminar”

Las Grandes Cadenas de Distribución: El neoliberalismo oculto en nuestra vida cotidiana.

Una acción rutinaria como esperar el transporte público, puede terminar dando elementos para analizar las transformaciones culturales producidas por la presencia de Grandes Superficies y Cadenas de Supermercados: Los buses y busetas no indican su transitar por barrios y calles, sino que sus rutas señalan si pasan por frente a un almacén de la cadena Carrefour o Éxito, por ejemplo.

Otro elemento interesante tiene que ver con las transformaciones en el lenguaje y los significados dados a las palabras. En Bogotá, es normal referirse al dueño del minimercado de barrio o al tendero con la expresión “vecino”, con lo cual se identifica a esta persona como parte del entorno más próximo y cotidiano, habitante del barrio, de la cuadra, etc., con un aire de familiaridad si se quiere. Como parte de su proceso de expansión el grupo Éxito ha venido implementando los supermercados “Éxito Vecino”, modelo con un tamaño mucho menor al de los grandes almacenes y que tiene por finalidad hacerse a los clientes de localidades y sectores no centrales o cercanos a una gran superficie de dicha compañía.

(més…)