Público – 27 d’abril de 2010

Un tribunal de EEUU autoriza a 500.000 empleadas de la cadena a seguir con el caso planteado hace 12 años

Un tribunal federal estadounidense autorizó este martes a miles de empleadas de Wal-Mart, la mayor cadena de ventas minoristas del mundo, a que presenten una demanda contra la empresa por discriminación de género.

Las mujeres alegan que sus salarios, por las mismas funciones, son menores que las de los hombres y que reciben menos ascensos.

La decisión por seis votos a favor y cinco en contra fue tomada por el tribunal en San Francisco (California).

En una declaración Wal-Mart señaló que proyecta pedir una revisión del caso al Tribunal Supremo de EEUU, pero los abogados de los demandantes señalaron que esperan que el juicio comience a finales de este año.

Decididas

“Nuestras clientes están decididas a que el caso llegue a su conclusión” judicial, manifestó Joseph Sellers, uno de los abogados de las mujeres.

Inicialmente el caso que se planteó por primera vez en 1998 incluía a alrededor de 1,6 millones de mujeres que trabajaban en las 3.400 plantas de Wal-Mart en todo el país, un número que lo convertiría en la mayor demanda colectiva por discriminación de género en el país.

Sin embargo, el tribunal decidió excluir a las que han abandonado la empresa desde 2001 y Sellers señaló que el número sería ahora de unas 500.000.