Març 2010


Entrevista a Gustavo Duch en La Vanguardia – 24/03/2010 (per Víctor M. Amela)

¿Qué es la perca del Nilo?

Este pescado rosado, ¿ve? Está en nuestros mercados.

¿Viene del Nilo, de veras?

Del lago Victoria. Es un pez carnívoro que introdujo la FAO para facilitar la subsistencia a los pueblos ribereños.

¿Y ha sido así?

No: unas mafias controlan esa pesca y la exportan a Europa. Esa perca se vende aquí a cinco euros. Si compra mero al mismo precio, le han timado: ¡es perca del Nilo!

¿Con qué beneficio para los ribereños?

Mínima, debido a esas mafias. Además, la perca depreda el resto de los peces del lago… Y a Europa nos llegan dos millones de raciones diarias de esa perca, ¡y en Tanzania hay dos millones de personas hambrientas!

Conclusión.

Malbaratamos el medio ambiente del tercer mundo, nos apropiamos de sus recursos naturales y les dejamos el hambre. El sistema alimentario global imperante es muy disfuncional: ¡produce el doble de alimento del que la humanidad necesita…, pero millones de personas siguen hambrientas!

¿Cómo se explica esta paradoja?

Porque tratamos el alimento como una mera mercancía más. Y hasta lo tiramos.

Cuénteme otro caso ilustrativo.

¿Recuerda el secuestro del pesquero Alakrana en aguas africanas del océano Índico?

¡Cómo no…!

Es uno de los atuneros españoles y lo pagamos todos: cuatro millones de euros de subvención europea a la pesca los metimos ahí en vez de apoyar a pescadores artesanales.

Será porque eso resulta rentable…

No lo es a la larga. En un solo viaje, cargan ¡3.000 toneladas! de atún. Si cada lata contiene 50 gramos de atún, salen ¡60 millones de latas!: una para cada español (y sobran). Repartidas entre los 2,5 millones de somalíes que pasan hambre cada día, tendrían hasta 25 latas de atún por cabeza…

Pues que se lo pesquen ellos.

Ellos no disponen de esos atuneros gigantes…, ¡por suerte para los atunes! Ellos ya vivían decentemente de su pesca artesanal…, pero nuestros atuneros esquilman su pesca: arruinados, los somalíes pasan hambre.

¿Y por eso se convierten en piratas?

¡Por fuerza! Pero ¿piratas, ellos?: ¡nosotros rapiñamos allí, protegidos por nuestras corbetas… que también costeamos usted y yo.

Pues qué cara sale una latita de atún…

La pagamos varias veces: sume subvenciones, dispositivo del ejército (100 millones de euros), rescate de marineros…, más los euros que enviamos con las ONG para paliar el hambre que ya hemos provocado…

Saldría más barato compartir la pesca.

Sí. Los “piratas” han retirado a las grandes flotas pesqueras a alta mar, ¡y vuelve a haber pesca para los pescadores artesanales! Venden sus capturas en mercados locales por 150 euros, y con eso viven con decencia.

¿Y cómo va la pesca en Marruecos?

Faenan cien barcos españoles: por eso España sacrifica a los pobres saharauis… Pescamos sardina, caballa y pulpo para conserveras gallegas deslocalizadas en Marruecos, por su mano de obra barata y explotable.

¿Algún otro abuso pesquero?

Millones de salmones se crían en jaulas gigantes en fiordos del sur de Chile, para exportar a Europa, Japón y Estados Unidos: hay que alimentarlos con toneladas de sardina, anchoa y jurel. ¡Se necesitan cinco kilos de pesca para “producir” un kilo de salmón!

¿Con qué consecuencias?

Pesqueros de arrastre esquilman la pesca frente a Ecuador, Perú y Chile: empobrecen a los pescadores artesanales, que emigran a los extrarradios de las urbes… ¡Miseria!

Y esos salmones ¿están ricos?

Su concentración contamina las aguas. Y enferman. Les echan antibióticos…, que luego ingerimos con su carne. Así también crece nuestra resistencia a los antibióticos…

Qué panorama.

Ahora están muriendo esos salmones a causa de un extraño virus…

Ay, que así empezó el virus de la gripe porcina, ¿no?

Esos cerdos son criados industrialmente, con escasas condiciones sanitarias: están en México porque los ciudadanos estadounidenses no los quieren en sus pueblos… ¡Es que 100.000 cerdos cagando y meando juntos contaminan mucho tierras y aguas!

Pero generarán empleos en México…

Generan miseria. Bastan 14 personas para gestionarlos. Y, para alimentarlos, Estados Unidos envía maíz barato, ¡arruinando a los productores locales de maíz autóctono!

¡Que lo lleven a Haití!

¡No! A Haití estamos llevando contenedores de arroz “humanitario”… que están arruinando a campesinos locales: deberíamos comprarles a ellos su arroz y distribuirlo luego entre la población.

Estamos haciéndolo muy mal, veo…

¡Este sistema alimentario global es un desvarío energético, social y ecológico! ¿Le hablo de cómo estamos deforestando y suprimiendo biodiversidad de semillas a cambio de monocultivos de soja y agrocombustibles? Es de locos. ¿O del oligopolio de la leche?

Me falta espacio para tanto desastre.

Pues se lo resumo: en vez de este sistema alimentario industrial basado en maximizar beneficios económicos, ¿no sería más inteligente apostar por pequeños campesinos, ganaderos y pescadores artesanales, locales, ecológicos? ¡No habría hambre, habría más dignidad, habría más salud!

Madrid/Bruselas, 24 marzo 2010.

El análisis de casos concretos de agricultores ecológicos contaminados por OMG desvela unas pérdidas de hasta 26.000 euros/campaña *

Esta mañana, representantes de Amigos de la Tierra, Greenpeace, la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG), la Confederación de Consumidores y Usuarios (CECU) y la Coordinadora Europea Vía Campesina han presentado en el Parlamento Europeo un informe sobre los impactos socioeconómicos de los transgénicos en España [1].  Actualmente, se discute a nivel europeo la evaluación de estos impactos antes de aprobar un cultivo transgénico. España es el único país de la UE que cultiva transgénicos a gran escala, y la desastrosa situación de contaminación generalizada y absoluta falta de transparencia y control debe ser considerada a la hora de valorar el cultivo de transgénicos en Europa.

El Consejo de Ministros de Medio Ambiente de la UE aprobó en Diciembre de 2008 considerar los impactos socioeconómicos a la hora de evaluar la aprobación de un cultivo transgénico. Actualmente, tras consultas a los Estados Miembro sobre su experiencia sobre el tema, está en discusión en Bruselas y habrá una propuesta en Junio. El Gobierno Español aporta una visión completamente distorsionada de la realidad sobre estos impactos. Por ejemplo negando en público, aunque reconociendo en privado, los casos de contaminación por transgénicos. Por ello, las organizaciones han preparado un completo documento con todas las referencias disponibles sobre la auténtica situación en el Estado Español, denunciando también la enorme dificultad y oscurantismo existente para obtener datos sobre estos impactos.

Algunas de las características que definen la experiencia del cultivo de transgénicos en España en este ámbito son:

– La pérdida del mercado de maíz ecológico por contaminación transgénica, lo que supone la desaparición del sector del maíz ecológico y una enorme dificultad de producir incluso maíz convencional en determinadas zonas.

– Daños a iniciativas sociales, al desarrollo rural y a otros sectores, como el sector de la producción y compra de cereales de cultivo ecológico, la transformación en harinas y la elaboración de productos de panadería.

– La pérdida de mercado de gluten de maíz convencional por contaminación por transgénicos y venta a menor precio para piensos animales;

– La pérdida de piensos ecológicos al estar contaminados por transgénicos y el coste de reemplazarlos por piensos no contaminados;

– La subida de precios de los piensos ecológicos para ganadería ecológica debido tanto al sobre coste de adquirir maíz ecológico no contaminado como a la subida del precio de elementos alternativos.

– El alto coste de los análisis para asegurar la no presencia de transgénicos, que asumen los agricultores que no los cultivan.

– La contaminación de las semillas no transgénicas.

– La contaminación generalizada por transgénicos de los alimentos a la venta en supermercados que contienen soja o maíz, incluyendo leches infantiles, papillas o galletas.

– La imposibilidad de establecer seguros agrarios que cubran los daños producidos por los transgénicos

Frente a la situación que se vive con los transgénicos, la sociedad española se movilizará durante el mes de abril, incluyendo una manifestación estatal el próximo 17 de abril en Madrid contra la política del ministerio del Medio Ambiente, Rural y Marino [2].

Para más información:

Juan-Felipe Carrasco, Greenpeace: 91 444 14 00 – 626 99 82 44

Prensa Greenpeace, Conrado García: 91 444 14 00

David Sánchez Carpio, Amigos de la Tierra: 91 306 9921 – 691471389

Prensa de Amigos de la Tierra, Teresa Rodríguez: 680 936 327 – 913069900

Andoni García, responsable de Agricultura y Medio Ambiente de COAG: 636 451 569

Prensa COAG, Rubén Villanueva: 629.16.46.12

Notas:

[1] El documento en español  está disponible en: http://www.coag.org/rep_ficheros_web/6cb3c46ad43fe6b7c8aea5ed07637d75.pdf

[2] La convocatoria y un calendario de movilizaciones está disponible en:

http://noquierotransgenicos.wordpress.com/

*Ver caso de July Bergé, agricultor de Bellcaire de Urgell,  en página 16 del informe.

El sindicato critica que la compañía “baja los precios” de la leche en España, mientras que en Francia los sube aunque “les sobra”
EUROPA PRESS. 17.03.2010

El sindicato agrario UAGN se concentró hoy frente al hipermercado Carrefour, en Pamplona, para criticar que este grupo “quiere acabar con los ganaderos de leche” al utilizar este producto “como reclamo”. Según el sindicato, esta compañía “baja los precios” de la leche en sus supermercados de España, mientras que en Francia “los sube”.

Según explicó María Ángeles Sarasibar, responsable de ganadería del sindicato, Carrefour “sigue utilizando en España la leche como un producto reclamo”. Su estrategia consiste, expuso, en “tirar por los suelos los precios de la leche, sin dejar con ello de aumentar márgenes comerciales”.

Por este motivo, Sarasibar criticó que este grupo “está poniendo entre las cuerdas a la industria láctea, ahogando a los ganaderos con unos precios que en origen no dejan de cubrir los costes de producción”.

En esta línea, explicó que este problema se “agrava” al tener en cuenta que España “es destinatario de la materia prima y del producto lacteo francés terminado”. Así, destacó que “si se tiene en cuenta que en España somos un país deficitario porque se producen 6 millones de toneladas de leche y se consumen 9 millones, lo que nadie puede entender es que la leche esté en Francia más cara, que le sobra, que aquí”.

Según indicó la representante de UAGN, “la misma leche, de marca blanca del grupo, en el Carrefour de San Juan de Luz (Francia), cuesta 85 céntimos, mientras que en su supermercado de Pamplona cuesta 52 céntimos”.

“El precio medio de la leche Carrefour en Francia es de 90 céntimos y en España de 50, hay una diferencia de 40 céntimos de la misma leche, teniendo en cuenta que España es un país deficitario que tiene que importar leche”, recalcó Sarasibar, tras defender que “podría entenderse que en España estuviera la leche más cara que en Francia, pero no se entiende que sea al revés”.

Finalmente, recordó que el sector lácteo “está atravesando una de las mayores crisis de su historia” y censuró que “este año los precios han caído un 40 por ciento, y el coste de producción al ganadero ha aumentado un 34 por ciento”.

Per preparar aquesta calçotada comptarem amb la gent de l‘Associació Xicòria que fan horta ecològica i cuina mòbil i l’Associació de Defensa Vegetal Gent del Camp. Tot el menú  està fet amb productes ecològics produïts per ells mateixos i també seran ells i elles els cuiners/es.Per tant, no es tracta només d’una calçotada amb productes ecològics, sinó amb productors que tenen projectes interessants als quals val la pena donar suport i que coneixerem degustant conjuntament la calçotada, la coca de recapte, la salsa romesco, el vi de la terra….Us esperem al Pou de la Figuera a les 14.30 h!

ATENCIÓ: El número de tiquets és limitat, per això us animem a comprar-los als punts de venda o a fer la reserva prèvia al correu tiquetsxcs [arroba] gmail.com

“Malgrat que als pagesos ens costa molt sortir del tros, estem molt motivats/es per venir i recolzar la Fira del Tast!!!“

PUNTS DE VENDA
Adults: 10 euros / Infants: 5 euros

MENÚ

I  Per anar fent boca…(entrants)
Des de les 12 del matí, a la Fira del Tast que se celebrarà al CONVENT SANT AGUSTÍ podrem tastar diferents productes de confiança i compartir el seus secrets amb els seus productors fins a les 14:30h, quan al POU DE LA FIGUERA ens estaran esperant:

II Calçots de la Gent del Camp

Degustarem els calçots cultivats amb els principis de l’agroecologia,  producte clàssic a les hortes d’hivern. En  un any en què la collita ha estat excel·lent, laGent del Camp de comarques tarragonines ha fet un gran esforç  i la terra ha estat generosa.  Amb la mateixa  cura amb què els han conreat , “la gent del camp” ens els cuinaran  amb redoltes i sarments de vinya fent-ho  de la forma tradicional que permet mantenir el gust i la qualitat  que els calçots han anat acumulant. Els acompanyaren amb  salsa romesco d’Aprodisca.  De terres properes ens arriben les ametlles, les avellanes, l’oli de oliva i el tomàquet, ingredients bàsics per a l’excel·lent salsa de romesco que acompanya els calçots. La farà la gent d’Aprodisca (Associació que promou la inserció sociolaboral de les persones amb necessitats específiques de la Conca de Barberà) que ha mantingut la recepta tradicional feta artesanalment.

III Coques  de recapte de Can Pipirimosca
A tota la Mediterrània, les coques, pans i altres suports de blat s’han cuit conjuntament amb les millors verdures de l’horta. A les terres catalanes aquesta combinació de cereals i verdures agroecològiques ha trobat el lloc ideal per prendre en el forn la forma de coques que podrem degustar i de les quals coneixerem els secrets de la seva elaboració.

IV Postres: Torró de xocolata
Gustós cacau i panela (sucre sense refinar ple de nutrients) de comerç just produït per famílies organitzades en cooperatives a l’Equador. Els barregem amb ametlles i  avellanes de les terres tarragonines amb un resultat genial de dolçor per posar punt i final a un àpat solidari en el qual la gent ha rebut salaris dignes…

I tot regat amb

Vi negre jove “jovent” de Llevats salvatges
Vi negre,“anyada 2005”, biodinàmic Torres de Selma
Aigua de garrafes reutilitzables

Esther Vivas es coautora del libro Supermercados, no gracias (Icaria editorial, 2007). Artículo publicado en el semanario La Directa, nº 171.
[ http://esthervivas.wordpress.com ]

Ir a comprar al supermercado se ha convertido en una práctica cotidiana. De hecho, un 80% de nuestras compras se llevan a cabo en grandes cadenas de distribución como Carrefour, Alcampo, Eroski, Corte Inglés y Mercadona, etc. Aunque comemos y consumimos diariamente, y muy a menudo lo hacemos mediante la compra en supermercados, pocas veces nos detenemos a pensar en las consecuencias que este modelo tiene por todos aquellos que participan en la cadena de comercialización: campesinos, trabajadores, consumidores, comercio local. Ahora puede ser un buen momento para plantearnos estas cuestiones.

Algunos impactos

La concentración empresarial en cada uno de los tramos de la cadena agroalimentaria va en aumento y el sector de la distribución no es una excepción. La dinámica en Europa, por ejemplo, apunta a una tendencia ascendente. En Suecia, tres cadenas de supermercados controlan el 95,1% de la cuota de mercado, en Dinamarca tres cadenas monopolizan el 63,8%, y en Bélgica, Austria y Francia unas pocas compañías dominan más del 50%. Cada día tenemos menos puertas de acceso a los alimentos, a la vez que el productor tiene menos opciones para llegar a nosotros. El poder de la industria agroalimentaria es total y nuestra alimentación ha quedado supeditada a sus intereses económicos.

Este modelo de distribución al detalle, que se ha generalizado en los últimos cincuenta años en el Estado español, comporta un empobrecimiento generalizado de la actividad campesina, la homogeneización de aquello que consumimos, la precarización de los derechos laborales tanto en sus centros comerciales como en aquellos que les proveen, la pérdida del comercio local, la promoción de un modelo de consumo insostenible e irracional. Veamos algunas cifras.

El diferencial entre el precio en origen de un producto (pagado al campesino) y en destino (lo que pagamos en uno ‘súper’) es una media del 490%, según cifras del sindicato campesino COAG, pero en algunos alimentos éste puede llegar a superar con creces el 1.000%, como es el caso de las patatas, los tomates, los pepinos o las zanahorias. Mientras, la gran distribución es quien se lleva el beneficio. Esta situación comporta un creciente empobrecimiento de la población campesina, con una disminución anual de su renta del 26% en los últimos cinco años. Con estos datos no nos tendría que sorprender que cada tres minutos en Europa desaparezca una explotación agraria, según datos de La Vía Campesina, ya que los pequeños productores no pueden competir con la agroindustria.

En el ámbito laboral, el trabajador está sometido a ritmos de trabajo intensos, tareas repetitivas y poca autonomía de decisión, que comportan enfermedades, como el estrés, el agotamiento, los dolores crónicos en la espalda y cervicales, etc. Además, los horarios laborales altamente flexibles, en función de los intereses productivos de la empresa, dificultan la conciliación de la vida laboral con la social y familiar, haciendo que el trabajador llegue a perder incluso el control sobre su tiempo libre.

El impacto en el pequeño comercio es devastador. Si el año 1998 había en el Estado español 95 mil tiendas, en el 2004 esta cifra se había reducido a 25 mil. El comercio tradicional de alimentos ha sufrido una erosión constante e imparable desde los años 80, llegando a ser a día de hoy casi residual.

Alternativas

¿Sin embargo, podemos vivir sin supermercados? Los grupos y las cooperativas de consumo agroecológico, la compra directa al campesino, el comercio local, las cestas a domicilio, ir al mercado… son algunas opciones alternativas que implican un modelo de comercialización de proximidad, estableciendo una relación directa y solidaria entre el campesino/el campo y el consumidor/la ciudad. Se trata de opciones de compra que van en aumento. Si antes del año 2000 en Cataluña tan sólo existían diez grupos de consumo ecológico, hoy en día esta cifra llega casi al centenar.

Esta acción colectiva en el ámbito del consumo es fundamental para empezar a cambiar dinámicas y llegar a más gente. A menudo se nos habla de nuestro poder individual como consumidores, pero aunque la acción individual aporta coherencia y es demostrativa, por sí sola bien pocas cosas podrá cambiar. La perspectiva política es clave. Por ejemplo, yo puedo formar parte de una cooperativa de consumo y optar por la compra de alimentos ecológicos, pero si no se prohíben los transgénicos llegará día en que tanto la agricultura convencional como la ecológica estará contaminada, fruto de una coexistencia imposible. Por lo tanto, hace falta movilizarnos, salir a la calle y exigir que queremos unas políticas agrícolas y alimentarias que garanticen un consumo saludable, respetuosas con la naturaleza y que tengan en cuenta los derechos del campesinado y los trabajadores.

La lógica capitalista que impera en el actual modelo agrícola y alimentario es la misma que afecta otros ámbitos de nuestras vidas: la privatización de los servicios públicos, la especulación con la vivienda, la deslocalización empresarial, la precariedad laboral. Cambiar el actual sistema agroalimentario implica un cambio radical de paradigma. Y para hacerlo la acción política y la creación de alianzas con otros actores sociales (campesinos, trabajadores, ecologistas, feministas…) es imprescindible.