febrer 2009


Albert Sales i Campos – Campanya Supermercats, no gràcies!

El conflicte d’interessos entre producció i distribució ha iniciat una nova etapa amb la crisi econòmica. Les gairebé omnipotents empreses agroalimentàries s’estan veient superades per les grans transnacionals de la distribució i de la venda al detall. A mitjans de febrer del 2009, Mercadona anunciava la possible retirada de 1.200 referències de les seves estanteries, que s’afegirien als 900 productes ja descatalogats des del novembre del 2008, tot reduint així la varietat d’oferta i limitant-la a un ventall de productes on les seves pròpies marques blanques cada cop tenen més presència relativa. El pretext per adoptar aquesta mesura fou facilitar l’accés dels consumidors i les consumidores a productes més barats tot mantenint la qualitat.

Però les polítiques comercials de les empreses de distribució no estan pensades per beneficiar a les persones consumidores, sinó per aprofitar el context per continuar acumulant poder econòmic i polític i, òbviament, beneficis. En temps de dificultats econòmiques les famílies redueixen les seves despeses i la demanda agregada de béns i serveis baixa, però hi ha productes bàsics que s’ofereixen a baix cost que experimenten un creixement en les seves vendes tot substituint altres de més cars. En les crisis prèvies als anys noranta, el consum de carn disminuïa sensiblement mentre el consum de llegums augmentava. Ara, l’alternativa de baix cost són les marques blanques i a les llars es compren menys iogurts Danone i més iogurts Hacendado.

Aquest canvi que es fa per necessitat s’acaba consolidant en els hàbits de consum perquè, en general, les marques blanques ofereixen un producte idèntic al de les empreses productores a un preu inferior perquè, en realitat, es tracta del mateix producte. En la majoria dels casos, l’empresa de distribució no produeix la seva pròpia marca, sinó que són els proveïdors els que venen una part o la totalitat de la seva producció etiquetada com a marca blanca. La venda dels seus productes com a marca blanca no és una estratègia gaire desitjable per les empreses productores doncs estan rebaixant els preus i competint amb els seus propis productes, però la realitat de la distribució les obliga a acceptar el tracte. Les cadenes de distribució condicionen la presència dels productes dels proveïdors als estants, així com la seva visibilitat als establiments, a acords relacionats amb la producció sota l’etiqueta de marca blanca (en lloc de l’etiqueta de l’empresa productora).

Perquè les transnacionals agroalimentàries accepten aquests tractes? Quan Mercadona fa fora els productes Danone de les seves estanteries, Danone perd l’accés a un 16% dels consumidors i les consumidores de l’estat espanyol. I de fet, no té un ventall d’alternatives massa ampli. A l’estat espanyol, el 47,1% dels productes alimentaris es compren a un establiment propietat de Carrefour, Mercadona o Eroski i les 5 primeres operadores abasteixen als consumidors i consumidores del 55,5% dels productes alimentaris. En les darreres dècades un nombre cada cop més reduït d’empreses s’han convertit en la nostra via d’accés al consum. Això dóna a aquestes empreses un enorme poder per imposar les seves condicions als consumidors i les consumidores i a les empreses productores. I si les empreses de distribució poden imposar-se enfront d’Unilever, Nestlé o Danone, quines possibilitats tenen els petits productors d’entrar en el mercat?

La lluita contra els abusos de les transnacionals agroalimentàries no ens ha de fer qüestionar allò que comprem sinó també l’establiment on ho comprem. La gran distribució alimentària ha estat capaç d’imposar les seves condicions davant les empreses productores per la progressiva concentració del sector de la venda al detall. La situació oligopolística de la distribució no beneficia als consumidors i les consumidores. Si bé és cert que les marques blanques ofereixen una alternativa de consum generalment més barata, també es cert que consoliden el poder de les empreses de distribució i les converteixen en l’únic canal d’accés als productes més bàsics destruint les possibilitats de supervivència dels petits negocis de producció, distribució i venda.

Replantejar-nos on comprem és tan o més important que pensar en què comprem. Ecològic o bio i de marca blanca en un súper pot semblar bo pel nostre cos i la nostra butxaca a curt termini. Però la reducció dels canals de distribució i comercialització dóna el poder a les grans empreses de decidir sobre els preus, les condicions de producció i la nostra manera de consumir.

Anuncis

Las tiendas acortan la duración de los créditos, exigen más garantías y aumentan los intereses – Los préstamos bancarios al consumo han descendido un 37%

El País – RAMÓN MUÑOZ – Madrid – 09/02/2009

Los tipos de interés están en mínimos históricos. El tipo oficial del dinero al 2% y el Euríbor, con el que se calculan las hipotecas, al 2,2%. El dinero más barato que nunca… pero no para comprar una lavadora. Los bancos han cortado el grifo no sólo a las empresas, sino también de los créditos al consumo a familias y particulares. Y eso ha forzado a las grandes cadenas de distribución a convertirse en las principales financieras de sus clientes para las compras a plazos de electrodomésticos, aparatos de informática, equipos para el hogar, muebles y otros bienes de consumo duradero de coste medio. Con unos tipos de interés considerables, por encima del 12% en el mejor de los casos, hasta rozar en ocasiones el 30%.

Como la morosidad no perdona, las tiendas y grandes superficies han endurecido las condiciones para acceder a la financiación, han reducido los plazos en que se puede diferir el pago y han elevado los intereses a niveles desconocidos en sus ventas a plazos, que pueden superar el 25% anual.

Para empezar, comprar a plazos sólo es posible ya si se acredita tener trabajo. La práctica totalidad de las cadenas ha instaurado la orden de solicitar la última nómina para poder diferir el pago de un artículo, según pudo comprobar este diario en un recorrido por las principales cadenas.

El calvario del consumidor no acaba ahí. El préstamo recibe luz verde o no en función de los ingresos que se acreditan. En caso positivo, los intereses de aplazamiento varían desde el interés cero (en el caso de las promociones) al 26,7% TAE (tasa anual equivalente, que incluye las comisiones) que aplican cadenas como Boulanger. Las condiciones han empeorado en todos los casos. Las promociones de venta de artículos a interés cero se han reducido en el plazo. Hace dos años se podían encontrar aplazamientos sin coste de hasta 24 meses. Ahora la media es de 10 meses. Sin campañas especiales de por medio, el interés no baja del 12%.

Y no sólo se han elevado los tipos, sino que se ha reducido la cantidad máxima de crédito que se concede. Prácticamente ninguna cadena otorga financiación instantánea por más de 3.000 euros. Las entidades de crédito rápido tampoco parecen una solución muy asequible para el consumidor en apuros. Cetelem, por ejemplo, aplica una TAE del 30,5%, y Cofidis un 24,5%.

“Con la crisis, los clientes buscan más que nunca financiar sus compras, pero el gran problema es que muchas de estas financiaciones no se conceden porque los bancos no tienen liquidez y los riesgos se examinan con muchísima atención. Ésta es una situación complicada tanto para el cliente como para el retailer, ya que dependemos de la financiera con la que se trabaja en ese momento y su política de concesión de créditos”, indican en PC City, distribuidora de informática.

En efecto, los bancos han cerrado el grifo también para los créditos al consumo. Aunque aplican tipos más bajos -entre el 8% y el 10%-, se han vuelto muy restrictivos en su concesión. El importe de los créditos al consumo concedidos por las entidades financieras cayó en el último trimestre de 2008 un 37%, hasta los 13.982 millones de euros, según los últimos datos del Banco de España. El descenso interanual es más acusado cuanto mayor es el plazo de devolución: hasta un año, la caída fue del 20,7%; entre uno y cinco años, disminuyó un 49,7%, y para plazos superiores, el descenso fue del 54%. En 2009, esa tendencia se acentuará.

Las distribuidoras no tienen alternativa. Si no venden, desaparecen. Así que se les plantea un dilema: facilitar la financiación a sus clientes para animarles a comprar en tiempos de temor al consumo y, al mismo tiempo, contener los impagos. Bancos y cajas han triplicado su índice de morosidad hasta situarlo en el 3,1%. No existe ningún dato oficial sobre la morosidad de las cadenas comerciales y éstas guardan un escrupuloso silencio sobre el dato. El único baremo que permite evaluar las ventas a plazo es el importe de los efectos de comercio impagados, que aumentó en 2008 (con datos de enero a noviembre) un 86,6%, según las cifras del Instituto Nacional de Estadística (INE).

“No hemos restringido el crédito. La tasa de rechazo de nuestra tarjeta Ikea Visa, que permite financiar compras con un tipo del Euríbor más seis puntos, apenas ha variado un punto, pasando del 17% al 18%. Además, hacemos promociones periódicas para artículos sin ningún interés. Sólo hay que aportar el DNI y unos datos bancarios, y en cinco minutos se concede”, señala Ignacio Navarro, director financiero de Ikea. Desde Carrefour se transmite una idea similar: la cadena concede el 75% de las financiaciones solicitadas, y el 90% si se trata de clientes ya conocidos.

Agencias

Los precios de los alimentos descendieron un 12% en destino durante la ‘cuesta de enero’, mientras que en el campo mantuvieron la “ruinosa” tendencia a la baja de los últimos meses, según aseguraron hoy la organización agraria COAG y las asociaciones de consumidores UCE y Ceaccu.

El Índice de Precios en Origen y Destino de los Alimentos (IPOD) que publican mensualmente estas tres entidades refleja que el diferencial medio entre lo que recibe el agricultor y lo que paga el consumidor se situó en enero en el 403%.

Este porcentaje, comparado con el del mes de diciembre, supone una moderación de los márgenes de la cadena agroalimentaria, coincidiendo con la “siempre complicada cuesta de enero”.

Entre los productos que aumentaron o mantuvieron márgenes comerciales “más escandalosos”, destacan el limón, que alcanzó un margen del 1.369%, la cebolla (1.000%), la naranja (753%), la clementina (579%), el tomate para ensalada (576%) y la manzana golden (518%). En los sectores ganaderos, el cerdo multiplicó su precio por cinco desde el origen al destino en enero.

En el caso de la judía verde, con un margen muy reducido (17%), las organizaciones de agricultores y consumidores explicaron que el precio en destino recoge también el precio del producto importado y precisaron que el 70% de la judía verde que se consume en España es de Marruecos.

El Índice de Precios en Origen y Destino de los alimentos, que muestra la evolución mensual de 25 alimentos básicos de la dieta española, es una iniciativa enmarcada en un acuerdo de colaboración firmado entre COAG, UCE y Ceaccu en 2006, con el objetivo de establecer estrategias conjuntas que “acaben con el desequilibrio existente en el mercado de productos agrarios, dominado por la gran distribución comercial”.

Las tres organizaciones apuestan por un mercado agrario “transparente”, en el que los agricultores reciban precios justos por sus productos y los consumidores puedan adquirirlos a precios razonables y asequibles.