gener 2009


Taula rodona

Dimecres 4 de febrer de 2009

Hora: 19h30

Sala d’Actes de la Federació Catalana de ONGDs

(C/Tàpies, 1-3, Barcelona)

Amb la participació de tres dels assistents a la Reunió d’Alt Nivell sobre Seguretat Alimentària a Madrid: Mª Gabriela Serra (Entrepobles), Henk Hobbelink (GRAIN) i Gustavo Duch (Campanya “No et Mengis el Món”).

Especialment arran de la crisi alimentària, des de fa un temps, alguna cosa s’està movent en la governança internacional que tracta directament sobre l’agricultura i l’alimentació. Diversos organismes i institucions estan intentat engrandir les seves parcel.les de poder i existeixen clares tensions entre elles: l’Organització de les Nacions Unides per a l’Alimentació i l’Agricultura (FAO), el Grup Consultiu per a la Investigació Agrícola Internacional (CGIAR), el Fons internacional per al Desenvolupament Agrícola (FIDA), el Programa Mundial d’Aliments (PMA) d’una banda, i per l´altra la resurrecció d’altres actors que aprofitant el maremágnum i la incertesa actual s’han obert pas a cops de colze fins a colar-se en la primera fila : el BM, FMI o l’OMC. Un batibull de sigles i organismes en uns moments on la governança mundial en aquests temes es indecisa. A aquest espectacle assisteixen els moviments socials que lluiten per la sobirania alimentària, que veuen en aquests moviments una nova amenaça que augmentaria, encara més, la seva exclusió actual dels espais de decisió internacional. El darrer capítol d’aquest joc d’escacs desiguals s´ha produït el 25-26 de gener a Madrid, en la Reunió d’Alt Nivell per a la Seguretat Alimentària. Per tot això ens sembla important debatre, reflexionar i intercanviar informació sobre aquests temes i us convidem a participar en la taula rodona.

Organitzen: Entrepobles, GRAIN i Campanya “No et mengis el món”
Més informació:
http://www.viacampesina.org/main_sp/index.php?option=com_content&task=view&id=677&Itemid=1
www.grain.org
www.noetmengiselmon.org
www.pangea.org/epueblos/

Anuncis

C. Hernanz – 22/01/2009

La crisis ha llegado a los supermercados para quedarse. Sobre todo para algunos fabricantes de grandes marcas de consumo, que han visto cómo durante los últimos meses Mercadona, una de las principales cadenas distribuidoras del país, sólo por detrás de Carrefour, El Corte Inglés y Eroski/Caprabo, ha sacado de las repisas y estanterías de la red de 1.200 supermercados varios de sus productos estrella. La polémica está servida.

El presidente y fundador de Mercadona, el empresario valenciano Juan Roig, sabía que la decisión sería controvertida. No en vano, su plan contra la crisis ha dejado fuera de los estantes de Mercadona, según las fuentes consultadas, a productos de compañías como Calvo, Vileda, Nutrexpa (Nocilla), Nestlè, Sara Lee (Bimbo y Cruz Verde), Don Simón (zumos bio) o Pascual (yogures líquidos), entre otras grandes corporaciones alimentarias o de droguería.

La salida de algunos productos con marca de Mercadona obedece a la decisión implementada por la cadena de distribución de bajar el precio de los bienes que se venden en sus tiendas para hacer frente a la crisis. Como ha transmitido el propio Roig a sus empleados, hay que ver lo que se vende y ofrecer sólo aquello que más se demande. Es decir, sólo los artículos que roten -al menos una vez por día- tendrán derecho a acceder a sus estanterías.

Mercadona puso en marcha este nuevo plan estratégico para permitir una rebaja en el precio medio de la cesta de la compra. Había que ponerse del lado del jefe, apelativo con el que se califica al cliente en el argot de la cadena de supermercados. Desde entonces, el pasado mes de octubre, hasta 800 referencias -de un total de 9.000- han desaparecido de sus repisas, entre marcas de fabricante y productos Hacendado, la marca blanca impulsada por Mercadona.

Negociación con proveedores

Según explican desde la propia compañía, se han establecido tres criterios -rotación, necesidad y duplicidad- para discriminar la llegada de productos a sus puntos de venta. En base a este ajuste, es posible trasladar al cliente los descuentos obtenidos en la cadena anterior, tanto con proveedores como con interproveedores, aquellos fabricantes en exclusividad para Mercadona, que se compromete a ser su cliente de por vida.

Este matrimonio arriesgado ha permitido a Mercadona conseguir una gama de productos que representa ya el 35% de la facturación. Esta progresiva invasión del producto Mercadona, que por calidad precio compite con los artículos más demandados, ha dejado un espacio comercial más reducido a sus proveedores, que en ocasiones llegan hasta el cliente sólo como el artículo más caro o especializado respecto a la paleta de oferta existente.

La posición de fuerza de Mercadona como distribuidor adquiere mayor significado por su relación especial con los interproveedores, a los que fija las condiciones y márgenes a ganar. Ante la actual coyuntura, Roig puede apretar más a sus fabricantes en exclusiva, aunque no tengan por ello que perder, ya que el volumen de venta de productos Hacendado puede crecer al reducirse el número de artículos competidores que se ofrecen en las estanterías.

Modelo alemán

“Están yendo hacia un concepto de distribución alemán, un modelo que han desarrollado supermercados como Lidl o Aldi”, según explica desde Barcelona uno de los fabricantes afectados por la decisión, que ha optado por romper el silencio común de los afectados por la salida del circuito de Mercadona. “Si el cambio funciona, otros distribuidores como Carrefour o Eroski/Caprabo tendrán que replantearse su modelo de negocio”.

Tras ritmos de crecimiento de casi 80 supermercados por año durante la última década, Mercadona ha cambiado de estrategia comercial. Ante la crisis, Roig ha hecho público el discurso de ganar menos para seguir adelante. En ese camino, algunas de las marcas que durante años se han vendido en estantes de sus supermercados yo no podrán hacerlo. Para atajar la crisis, menor variedad de productos, aunque siempre con opción a marca blanca.

ADN – 15 de gener de 2009

Los productores, que perdieron 43.000 empleos en 2008, se plantean movilizaciones |

Cansados de ser “ignorados”, los productores de alimentos en España están a punto de plantarse. Razones dicen tener muchas, entre ellas la “desastrosa evolución del sector” -que acumula una pérdida de la renta agraria total del 26% desde 2003- y los “beneficios especulativos” que obtienen los comerciantes sólo por vender el producto.

En concreto, los alimentos elaborados en el campo se encarecieron un 474 % en diciembre en su periplo hasta la mesa. Sin apenas intervención de estas empresas, que se limitan a recoger el producto-muchas veces ya envasado- y ponerlo en las estanterías, según expuso ayer el secretario general de la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG), Miguel López.

article sencer

tabla_precios

Mónica Vargas y Vicent Boix

La transnacional Danone ha iniciado en España una presumida maniobra de marketing denominada “Juntos Sembramos Vida” (JSV), que pretende reducir la solidaridad al simple hecho de comprar yogures y natillas. Por cada producto Danone que se logre vender en las próximas semanas, la multinacional francesa regalará una semilla para diversos proyectos de Cruz Roja en África. Antes se hacía la digestión con Actimel. Ahora, al mismo precio, se logra cambiar el mundo, o al menos, así se anuncia en la web de la campaña, en letras bien grandes y entre signos de exclamación.

Sin embargo, la crisis alimentaria que pretende combatir JSV, no nace de una falta de producción de alimentos, sino entre otras causas del gran poder corporativo, que en el mundo de la alimentación controla todas las etapas productivas y que poco a poco va eliminando a los pequeños competidores. Y aquí tenemos a Danone, la primera industria lechera intensiva del planeta, la segunda mundial de aguas embotelladas y la segunda en “nutrición infantil”, entre otros “liderazgos”, como el de destruir la ganadería campesina del mundo, asfixiando económicamente a los pequeños productores.

l’article complet aquí